Las Nuevas Tecnologías y Redes Sociales, – Adicción o Beneficio Educativo?

El uso de la tecnología en ámbito educativo se ha convertido en una gran ventaja tanto para educadores como para estudiantes ya que les permite tener acceso a una gran cantidad de información y recursos de los cuales beneficiarse. Como parte de los avances tecnológicos más recientes, podemos mencionar las redes sociales, las cuales por si solas forman un potencial educativo e informativo sustancial, sin embargo, el uso desmedido y abusivo de las mismas puede traer consecuencias negativas para los jóvenes y adultos de hoy.

Las redes sociales se han convertido para muchos en un fin y no en un medio, lo que ocasiona interferencias en la vida cotidiana. Hoy vemos a muchas personas que no soportan vivir unos pocos minutos desconectados de sus redes, tanto que llegan a poner en riesgo sus puestos de trabajo, sus relaciones sentimentales, rendimiento académico entre otras. Las redes se han convertido en una adicción sin sustancias prohibidas, pero que no deja de ser dañina.

No obstante podemos considerar que el uso de nuevas tecnologías tiene sus beneficios, como por ejemplo, permiten manejar y disponer de todo tipo de información, ponen al alcance de forma innovadora el conocimiento científico y también facilitan nuevas maneras de relacionarnos y comunicarnos. Pero se deben considerar también los riesgos que debemos tener presentes en su uso, como por ejemplo, los menores pueden acceder a contenidos inapropiados, incitan al aislamiento, provocan un fácil contacto con desconocidos, entre otros.

No todo es tan malo, pero no todo es fabulosamente bueno al usar las nuevas tecnologías y las redes sociales, para todo es necesario encontrar un equilibrio o punto medio que nos permita crear buenos hábitos y podamos sacar un mejor provecho de estas.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA QUE LAS FAMILIAS PUEDAN PREVENIR  FUTURAS CONDUCTAS INAPROPIADAS EN SUS HIJOS A CAUSA DEL MAL USO DE LAS REDES

  • Limitar el tiempo de conexión a la red.
  • Colocar los ordenadores en sitios comunes en la casa.
  • Control de los contenidos visualizados por los menores.
  • Potenciar en nuestros hijos actividades de ocio saludable (deporte, lectura,  actividades al aire libre).
  • Tener en cuenta que para nuestros hijos somos modelos y tienden a imitar nuestras propias conductas.
  • Ayudarles a desarrollar una adecuada autoestima y unas buenas habilidades sociales que les permitan el desarrollo de buenas relaciones interpersonales.
  • Utilizar señales y alarmas que le indiquen al adolescente que ha pasado su tiempo y debe de desconectarse.
  • Ayudar al menor a planificar y organizar su tiempo. Elaborar un horario realista dentro del cual se contemple no solo el tiempo dedicado a navegar, sino también otras actividades como el estudio, ocio.
  • Enseñarle al menor la capacidad formativa de la red, incluyendo Internet como una herramienta de ayuda al estudio y a la formación.
  • Instalar filtros de contenido que impidan a los menores el acceso a páginas con contenido no adecuado.